Ex de Mane se hacía pasar por productor de televisión.

David “N”, "El Pistache", sucesor de Roberto Mollado Esparza o José Alberto Maldonado López, “El Betito”, desde que empezó su ascenso en la delincuencia buscó un perfil diferente en la estructura criminal de La Unión de Tepito: aparentaba ser empresario del ramo restaurantero y de buena familia.
 
Una vez que capturado “El Betito” empezó a desligarse de Tepito y entonces formó su propia organización delincuencial.
 
El informe federal que derivó en su detención detalla que calificaba al remanente de La Unión de Tepito como “mugrosos”. Los documentos revelaron que incluso tenía nexos con el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG) quienes surtían al grupo, formado por "El Pistache", de drogas, armas y recientemente cristal.
 
Además de la venta de drogas al menudeo en sectores como Polanco, Santa Fe y el corredor Roma-Condesa, se dedicaba a la trata de mujeres, venezolanas y colombianas, principalmente.
 
En ese mismo sector comercial, se dedicaba al secuestro y extorsión; todos los antros establecidos en la zona le pagaban derecho de piso.
 
Mientras que a las mujeres las infiltraba en los antros de moda de las zonas antes mencionadas, donde se prostituían y según las investigaciones las obligaba a hacer trabajo de halconeo; es decir; informaban quien vendía drogas, qué personajes llegaban a esos lugares y las utilizaba para enganchar a posibles socios y personajes de televisión.
 
"El Pistache" viajaba en autos de lujo, vestía ropa de marca, visitaba playas del caribe y tenía amistad con personas de televisión.
 
Incluso se relacionó sentimentalmente con mujeres de la farándula. Sus residencias las tenían en lugares de “alto nivel” en la capital y el Estado de México. Ante sus vecinos se presentaba como un reconocido empresario y productor de televisión.